Un borrador de la deontológica de la OMC avalaba la maternidad subrogada altruista, pero la asamblea general no lo aprobó.

El año comenzó con expectativas para que el embarazo de vientre de alquiler. El ministro de justicia, Rafael Catalá, había anunciado que su regulación estaba en la agenda del ministerio de sanidad y del ministerio de justicia, “es un tema que hay que analizarlo muy despacio y establecer límites para evitar que se convierta en un negocio el encargo de una gestación de una persona” matizó. Catalá descartó el sistema de pago a la gestante.

La comisión central de deontología de la organización médica colegial (OMC) presentó a la asamblea general de la OMC un borrador en el que sostenía que la maternidad subrogada con fines altruistas no es contraria a la ética ni a la deontología médica, en cambio rechazaba el “vientre de alquiler” lucrativo o comercial.

Los motivos por los que la maternidad subrogada se rechaza, son porque atenta contra la dignidad de la mujer, tanto a la madre subrogada como a la contratante. Las razones esgrimidas a favor del fin altruista apuntaban a un acto de generosidad influido por el amor y sin recompensa económica.

Más tarde, la asamblea general de la OMC retiró el informe elaborado por la deontológica. la asamblea de Madrid rechazó una proposición no de ley por dos votos.

El comité de bioética de España elaboró un informe en el que rechazaba la gestación lucrativa o altruista por que entraña una explotación de la mujer y un daño a los intereses superiores del menor.